Lecturas de verano

Lecturas de verano

Moby Dick, Herman Melville

Un andar solitario entre la gente, Antonio Muñoz Molina

Todas las almas, Javier Marias

Una hora menos, Fernando José Palacios León

The war on normal people, Andrew Yang

El corazón del mundo: una nueva historia universal, Peter Frankopan

He tenido un verano ajetreado, pero también ha sido un verano de muchas lecturas, como hacía mucho tiempo que un verano mío no lo era. Dos de ellas tienen un poco de trampa porque son libros que empecé a leer durante la primavera: Moby Dick, de Herman Melville, y Un andar solitario entre la gente, de Antonio Muñoz Molina. Me ha llevado su tiempo leerlos, aunque por razones distintas.

Moby Dick me ha resultado muy denso y trabado. Si me pregunto a mi mismo si me ha gustado me respondo que sí, que me ha gustado, pero creo que me ha gustado más el poso que me ha dejado el libro que la lectura en si misma. Cierro los ojos y me transporto a la cubierta del barco ballenero, a los días y noches de travesía tranquila, o a las escenas intensas persiguiendo a grupos de ballenas. Pero las páginas con descripciones larguísimas (de distintos los tipos de ballena, de las diferentes técnicas de caza, de las partes del barco con sus nombres tan específicos) me han resultado eso, larguísimas, y me pregunto cómo habría sido el libro sin todas esas divagaciones. Quizás el efecto sería distinto, es posible el poso que me ha dejado sea consecuencia (en parte y aunque yo no sepa porqué) de esos capítulos tan, venga voy a decirlo ya, tan aburridos (al menos para mi). Me quedaré con la duda.

Leer Un andar solitario entre la gente también me ha llevado unos cuantos meses, pero por otro motivo, ha sido una lentitud buscada. La manera de escribir de Antonio Muñoz Molina conecta de tal manera con mi manera de leer que si me dejase llevar me leería todos sus libros de un tirón, lo cual sería un placer. Sin embargo, sus últimos libros he preferido estirarlos todo lo posible, siempre resistiendo la tentación de leer una página mas. De este libro me quedo con muchas cosas, pero sobre todo con la labor de artesanía que suponen los títulos de los capítulos, esa colección de frases sacadas de la superficialidad mas escandalosa del lenguaje publicitario: compartimos todos tus sueños, potencia tu creatividad, prepárate para todo lo que viene, desearás que el camino no termine nunca, únete a la nueva dimensión, te estamos esperando, dónde y cuándo quiero, siempre un paso más allá…Y tras cada título, y aparentemente sin conexión con ellos (o al menos yo no la he pillado) una observación, una reflexión, una confesión, un paseo propio o ajeno, o una invitación a terminar ese pensamiento que uno se deja siempre a medias.

Javier Marías, al que leo todos domingos de septiembre a julio en El País Semanal y me hace reír y pensar a partes iguales, también escribe novelas. Nada nuevo bajo el sol, quiero decir, lo de que Javier Marías escriba novelas. Pero lo que es nuevo es que yo me haya leído una. Lo había intentado varias veces, pero la cosa no cuajaba, me perdía en las frases, tenía que volver atrás para releerlas y al tercer o cuarto rebobinado cerraba la novela para ir a prepararme un café o un bocadillo y hasta ahí llegaba el intento. Lo curioso es que (quizás por mi fidelidad a sus artículos semanales) nunca se me ocurrió echarle la culpa a Javier Marías sino mas bien a mi mismo, ¿quizás es que no soy capaz de concentrarme lo suficiente? No lo se, pero el caso es que este verano me he leído Todas las almas y he disfrutado como un enano. ¿Será el efecto Moby Dick? A lo mejor he entrenado tanto mi capacidad de concentración leyéndome quince páginas seguidas con vocabulario náutico que al ponerme con Todas las almas ya tenía medio trabajo hecho. Elegí Todas las almas porque estaba a mano en la estantería de mi madre, porque era lo suficientemente ligera como para llevármela a la playa y porque se desarrolla en Oxford, una ciudad que me despertaba curiosidad y que ahora, después de haber leído la novela, me despierta aún mas. La novela me ha enseñado una cosa importante: que se puede escribir poniendo paréntesis sin parar (cosa que a mi de natural me surge mucho, pero solía resistirme porque pensaba, no se, ¿que estaba feo?).

Unos días antes de encontrar Todas las almas en la estantería de mi madre, cruzando Alemania en tren y a medio camino entre Lund y Denia, me leí el relato Una hora menos, de Fernando José Palacios León, que vive en Alemania y que publica artículos sobre literatura en su web El tintero. El relato, que me enganchó mucho, trata, en buena medida, sobre el oficio de la escritura. Y pone en paralelo diferentes maneras de acercarse a ella. Leí el relato mientras repasaba mis apuntes para una nueva novela y le daba muchas vueltas a mi manera de escribir. De repente me di cuenta de que todavía no me he enfrentado a una crítica, quiero decir, mas allá de la critica de algún amigo que me dice con mucho tacto que cierto capítulo de Sesenta metros cuadrados le ha parecido mas largo de la cuenta. Pero a la crítica de un desconocido todavía no. Miedo me da. Y curiosidad también. Igual que me dan cada vez mas curiosidad los relatos y las novelas que están escribiendo otros autores de más o menos mi edad, como por ejemplo Fernando José Palacios León.

Y hasta ahí las novelas y los relatos. Mis otros dos libros del verano han sido dos ensayos que he ido alternando con las ficciones.

Empecé con The war on normal people (que todavía no está traducido al castellano pero que podría traducirse como La guerra contra la gente normal) de Andrew Yang. El libro me llamó la atención al leer un artítulo en eldiario.es, tanto por el título como por el hecho de que el autor se ha presentado como candidato (demócrata) para las elecciones estadounidenses de 2020. Una de sus propuestas centrales, que también es el tema central del libro, es la necesidad de implementar una renta básica. Su tesis la presenta mas o menos así: Andrew, el autor del libro, después de llevar varios años trabajando para crear empleos en las zonas menos pujantes de Estados Unidos (con la ONG Venture for America) llega a la conclusión de que es una batalla perdida, que mas y mas sectores de la sociedad van a ver como sus empleos son realizados por robots – desde los radiólogos a los camioneros – y que cuanto antes garanticemos una vida digna a todos los ciudadanos (porque como sociedad tenemos recursos para ello) a través de una renta básica, menos crecerán los extremismos y quizá consigamos evitar a tiempo el colapso del sistema. De todos los ejemplos que se presentan en el libro el que mas me impactó es el de los camioneros: analizando hacia donde apunta la industria del transporte parece quedar claro que dentro de unos años (¿cinco?, ¿diez?, ¿hay alguna diferencia sustancial si son cinco o son diez?) la mayoría de los camioneros se van a quedar sin trabajo porque muchos de los trayectos de los camiones, sobre todo los de largo recorrido, van a poder realizarse sin conductor. Andrew analiza el caso de Estados Unidos, con (cito de memoria) mas de dos millones de camioneros que no solo cobran un sueldo todos los meses y pagan las hipotecas de sus casas, sino que se gastan parte de ese sueldo en hoteles, restaurantes y comercios diversos a lo largo del recorrido de sus viajes, cosa que no harán los camiones que se conducen solos. En el libro se analizan mas sectores de la economía, se presenta la necesidad de la reforma como algo urgente y se hace una propuesta de cómo se podría financiar esa renta básica. Me ha parecido un libro muy interesante para entender (e intentar reconducir) estos tiempos de Trumpismo y Brexitismo. O de extrema derecha en Suecia, por poner un ejemplo que me queda mas cerca.

El otro ensayo es Silk Roads: a new history of the world, de Peter Frankopan, que se ha publicado en castellano con el título de El corazón del mundo: una nueva historia universal. Los títulos, tanto el inglés como la traducción al castellano, son bastante acertados: se trata de un libro de historia universal que sitúa el centro de los acontecimientos no en Europa sino más al este: en el antiguo imperio Persa, en las ciudades de la ruta de la seda, en los actuales Irán, Irak, Afganistán, Pakistán, Turkmenistán, Uzbekistan,…El libro me ha gustado, y es interesante que trate de sacar a Europa del centro argumental de los acontecimientos, pero me ha dado la sensación de que no lo consigue del todo. Es verdad que se sale de Europa para intentar contar una historia universal, pero al final la historia que cuenta (principalmente) es la de Europa, aunque sea una Europa mirada desde fuera. Por ejemplo, de los dos extremos de la ruta de la seda, el uno Europa y el otro China, he echado en falta una mayor atención a China, un país del que se muy pocas cosas y del que me habría gustado encontrar mas detalles en este libro.

Y estas han sido mis lecturas veraniegas. En principio iba a escribir unas reseñas para guardarlas en mi ordenador, una reseña por cada libro, pero al final me he animado a hacer un resumen de todo el verano y a juntar los textos en esta entrada de blog. Y mañana, día arriba día abajo, empieza el otoño.

Lund, 19 de septiembre de 2018

 

Posted in Castellano | Tagged | 1 Comment

Sesenta metros cuadrados. Capítulo 1

De gira con Sesenta Metros Cuadrados. El próximo sábado, 26 de mayo, presentaré la novela en Malmö, en el restaurante Vibliotek.

Lectura del primer capítulo desde un parque de Lund:

Posted in Castellano | Tagged , , , | Leave a comment

Europe, DiEM, Kant and activism without hurry

Yesterday we had a small DiEM meeting in Lund. We were two people: Olof, who had attended other DiEM meetings in Lund during the last months, and me, who had attended several DiEM meetings in Madrid last autumn.

We first talked about the fact that we were two people in the meeting, and how is has been more or less like that in the previous meetings, maybe a little bit more than two people but no more than five. DiEM is a new political movement and it is not so well known in Europe in general, but in particular, in Sweden is much less known than in average. If you check DiEM webpage you can see that in Germany there are approximately 30 local groups, 20 in Italy or 7 in the Netherlands. In Sweden, there is a local group on the making – in Stockholm –  and that’s all. Why? Well, that’s one of the questions that we asked ourselves yesterday.

Then we were talking about politics and about future meetings. We talked about of connecting DiEM meetings with different events: public talks, documentary films, debates,… events not organized by DiEM but anyway related to topics that could be of interest for DiEM. Both in Lund and Malmö, and in other places in Skåne, lots of organizations and institutions are arranging plenty of activities that need participants. Well, let’s participate in those activities and let’s do it together with other people interested in DiEM. I will publish more information about this soon.

But back to yesterday’s meeting. A good thing of meeting someone who is interested in the same organization that you are, is that you’ll probably find that you have other things in common. Yesterday, for example, we discovered that we both enjoy reading Kant. I named for Olof a book that I’ve just borrowed from the library and it happened that he had read it last summer: Toward Perpetual Peace, by Kant. Not the no 1 in the bestsellers list right now but a book that I want to read, among other things, for a better understanding of Europe and of DiEM.

0075_TP

So, we talked about Kant and about Europe and one of the insights that I had while I was biking home afterward was how my feelings towards activism has changed through the years. For ten years ago I had probably felt very disappointed with the fact that we only were two people at the meeting. I would have been in the hurry of creating a local group, of organizing this and that event, and I would have felt the urge that we needed to be more people to do all those things. But now I feel more like: wait a minute, why such a hurry, let’s enjoy the two-people meetings, and if it happens that in the next meeting I’m the only participant let’s enjoy that too.

More info about DiEM here.

Posted in English | Tagged , , , | Leave a comment

Perspectiva Europea

Ir a España. Ir a Suecia. Volver a Suecia, volver a España. Ir y volver. ¿Vas o vuelves? Pues no lo se, ni voy ni vuelvo. Estoy. Estoy en los dos sitios. ¿No se puede estar en los dos sitios? ¿Y si digo que estoy en Europa?  

Estoy en Suecia desde Enero. De nuevo en Suecia después de un año y medio en España. Y no es lo mismo vivir en España desde que uno tiene uso de razón a regresar después de diez años fuera, como tampoco es lo mismo venir a Suecia por primera vez que volver aquí después de un año y medio. Por ejemplo, cada vez me resulta más innecesario comenzar una frase diciendo “pues en España”, “pues en Suecia”…. Aún así a veces me sigue saliendo, ocurre casi sin darme cuenta. Y cada vez que me sorprendo a mi mismo haciéndolo me enfado un poco conmigo mismo.

Una de las cosas que estoy haciendo en Suecia desde Enero es trabajar en un instituto, dando clases de matemáticas a alumnos que tienen entre 16 y 18 años. Me imagino como sería hacerlo en un instituto en España y supongo que no muy diferente, las integrales  y los logaritmos son los mismos aquí y allí, y los adolescentes muy parecidos. Si me pongo a buscar diferencias también las podría encontrar entre el norte de Suecia y el sur de Suecia, entre el campo y la ciudad, o entre barrios distintos en una misma ciudad. Incluso entre adolescentes de los años 90 del siglo pasado (el adolescente que fui) y los adolescentes de 2017, que eligen entre escucharme a mi explicando las derivadas de las funciones trigonométricas o ver un video de youtube de otro profesor en explicando lo mismo.

Sentir como propios dos países europeos diferentes provoca que se me cambie el sistema de coordenadas en la cabeza, un cambio de escala, y la escala necesaria para incluir a España y a Suecia en un mismo conjunto es la escala europea, un conjunto en el que entran automáticamente muchos otros países y también el proyecto común de la Unión Europea. Por supuesto que no es necesario haber vivido en dos países europeos para pensar a escala europea, pero lo que para otros es una elección para mi es casi una necesidad, una solución a esa pregunta tan dificil de responder: ¿pero a ver, entonces dónde vives?

Vivo en Europa y quiero hablar en el norte de lo que ocurre en el sur y en el sur de lo que ocurre en el norte, quiero por ejemplo traducir artículos que se publican en un país y pasan completamente inadvertidos en otros, ensanchar la mirada….y pensar, tener tiempo para construir pensamientos largos y para reflexionar en voz alta sobre los temas más diversos: ¿como son los sistemas de salud europeos? ¿cómo se accede a los empleos públicos?, ¿por qué no somos capaces de acoger a más refugiados?, ¿por qué siguen muriendo personas al intentar cruzar el mediterráneo? ¿cómo son los sistemas educativos europeos?, ¿cómo funcionan los medios de comunicación públicos en los diferentes países?, ¿por qué no hay una red europea de ferrocarriles?

Lo de pensar a escala europea digo que para mi es casi una necesidad, pero no solo lo es para mi, cada vez queda más claro que para la propia Europa también lo es. Es inexplicable que en nuestras sociedades se estén volviendo a reactivar los nacionalismos que tanto dolor y destrucción han causado en el pasado. Inexplicable y también imperdonable. Asi que ya va siendo hora de que demos varios pasos adelante y que nos organizemos mejor y para eso hacen falta muchas personas pensando a escala europea; muchas perspectivas europeas. Yo desde aquí voy a empezar a dar forma a la mía.

Una manera de participar en la construcción de Europa, de una Europa consciente de sí misma, con el corazón grande y con visiones de futuro, es contactar con el movimiento DiEM25 en el lugar donde uno vive. Yo lo hice el pasado otoño en Madrid: cada dos domingos fui a la reunión del grupo local de DiEM25 y empecé a formular y a entender la escala de los cambios que necesitamos hacer y el trabajo que tenemos por delante. Ahora acabo de terminar de leer el primer documento de la Agenda de DiEM25 para Europa y no tardaré en ponerme en contacto con el grupo de DiEM25 del sur de Suecia. Mientras tanto me mantengo al tanto de lo que ocurre en Madrid y en otras partes de Europa. A destacar en los proóximos dias:

Madrid, 20 Mayo, 11.30.  Charla-debate organizada por DiEM25 Madrid el 20 de Mayo: ¿Hacia dónde va Europa: reconstrucción o desintegración?

Berlin, 25 Mayo, 20.00. Asamblea general de DiEM25 en Berlin

Posted in Castellano | Tagged , | Leave a comment

La hora del café

La cuarta canción del disco Made in Jokkmokk es una canción en sueco: Klockan är kaffe, que se puede traducir como “La hora del café”, aunque mas bien sería como decir “son las café” en lugar de “son las cinco”.

Esta es la traducción de la letra al castellano:

La hora del café

Estas ahí sentado con tu traje
Se te ve bien, da gusto verte,
y todos los demás también están sentados, cada uno en su universo.
Empezáis a hablar y alguien pregunta
que quién es ese que acaba de pasar.
Hay tantas caras nuevas que es fácil perderse.
Y ya va siendo hora de volver,
y de encender otra vez el ordenador,
pero el tiempo se estira un poquito mas, es la hora del café.

Estas ahí sentado mirando a todos los lados
no sabes quién esa niña que llama a la puerta
Ayer fue un niño, muy simpático
quién también te visitó a las dos de la tarde
Y esto ocurre cada día
de un tiempo a esta parte.
Vienen del ayuntamiento,
del servicio de cuidados
te traen la compra y limpian tu casa.
Pero eres tú quien les invita a galletas
porque es la hora del café

En Madrid, en la facultad,
había un sótano
donde nos escondíamos los inviernos
y a veces incluso el año entero
Para escribir poemas y cuentos
Mientras estudiábamos matemáticas y física.
Y de repente empezó la segunda guerra de Irak
Teníamos tantas cosas por delante…
Así lo sentíamos y además era verdad.
Cuando recuerdo aquellos días
siempre es la hora del café

La tormenta nos despierta.
La oscuridad ruge, el viento sopla fuerte.
Nos metemos debajo del edredón
y hacemos el amor toda la noche.
Me levanto y abro la ventana,
entra la lluvia, entra el viento.
”Huele a otoño en toda la habitación”,
me dices.
Y sales corriendo.
Sales corriendo hasta la puerta
y coges el periódico antes que yo,
como siempre antes que yo
Y suenan los relojes de toda la ciudad
Es la hora del café

Klockan är kaffe.jpg

Posted in Castellano | Tagged , , , | Leave a comment

Concierto en Madrid: las canciones de mi nueva novela

La aventura de escribir una novela.¡La aventura de intentar publicarla!

Se titula Sesenta metros cuadrados y se desarolla principálmente en dos lugares: Jokkmokk, un pueblo al norte de Suecia, frontera con Noruega; y Sobradillo, un pueblo al oeste de España, frontera con Portugal. La novela cuenta con una colección de canciones que nacen dentro de la ficción, canciones en castellano, en inglés y en sueco que dan forma a un album llamado Made in Jokkmokk.

El sábado 3 de Diciembre presentaré este proyecto en Madrid con un concierto/acto en el Tercio Viejo de Sarmiento ( Calle Tintoreros 4, Metro Sol/La Latina). Empezaremos a las 21.30 con un programa variado que incluirá:

– Canciones de la novela.
– Lectura del primer capítulo de la novela.
– Lectura de poemas y de otros textos que me han acompañado en el proceso de escritura.

En mitad de la actuación habrá una pausa para charlar y pedir bebida y comida a los camareros.

¿Te apuntas?

La novela está inédita y estoy buscando editorial así que bienvenidas todas las idéas de editoriales/editores con quien me pueda poner en contacto.

presentacion_madeinjokkmokk

Posted in Castellano | Tagged , , , ,

Gállok and the Iron Throne of Wall Street

Gállok and the Iron Throne of Wall Street is the third song from my collection Made in Jokkmokk, written and recorded in the municipality of Jokkmokk, somewhere between Randijaur and Vajkijaur, in the country of Sweden and the land of Sápmi. And very close to Gállok too!

Do you want to hear the story of the protests in Gállok? I recommend you to see the short documentary The Gállok Rebellion:

“The summer 2013 a new area of occupied Sápmi were under attack from the mining industry, if it were not for some brave resisters the test blasting outside Jokkmokk would have gone by without commotion. The Saami people would have once again been exploited and future generations of beings would have been poisoned without even a debate. Now something happened. This is the story told by the resisters in Gállok. These views are not often televised. This is not an attempt to make an “objective” film, as if that was possible. This is why we revolt and why you should join the struggle!”

Gállok and the Iron Throne of Wall Street

Music and Lyrics, Miguel Ganzo (2016); Guitar and Voice, Miguel Ganzo

In the forest of Gállok
On the north of the north
Where the bears and the reindeers
Have their paths and their homes
A big business for profit
A big monster of greed
Wants to take all the iron
From the hearth of the land (of the land)

And the people of Sápmi
With their roots in this soil
Colonized for centuries
They have something to say:
Go away from Gállok,
Go away from here
We protect our nature,
Which is your nature as well (yes it is)

Far away from Gállok
All around the world
Thousands miles are gambling
With human rights and nature laws
But to solve that problem
Is easier said than done
We must change our way of life
Don’t give up
Slow it down (slow it down)

Posted in English | Tagged , , , , | Leave a comment

La resistencia pintoresca

¿Que necesidad había de ponerle unas pistolas en las manos a Mariano Rajoy, Susana Diaz y Felipe Gonzalez?

delegacion-gobierno-manifestacion-coordinadora-rajoy_ediima20161027_0507_5

Pongámonos en una situación que podía haber pasado perfectamente, que el PSOE se hubiese inclinado hacia el otro lado y que ahora tuviesemos una investidura de Pedro Sanchez apoyado por Unidos Podemos, ERC y otros partidos del parlamento.

¿Que opinaríamos de que se hubiese organizado una manifestación frente al congreso con el lema, que se yo, ”Ante el golpe de los rupturistas, democracia”, y en cuyo cartel apareciesen Pedro Sanchez, Pablo Iglesias , Alberto Garzon y Joan Tardá con unas pistolas en la mano?

A veces me da la impresión de vivir en otro planeta y de no entender nada de como razonan muchas personas con posiciones ideologicas parecidas a la mia. Entiendo y subscribo lo que escribe Unidad Popular en su página de Facebook: ”Se trata de oponerse a 4 años mas de Rajoy, a 4 años mas de leyes mordaza, a 4 años mas de LOMCE, a 4 años mas de precarización laboral, a 4 años mas de muertos en las salas de espera, a 4 años mas de asesinatos de pacientes con hepatitis C, a 4 años mas de privatización de las universidades publica, a 4 años mas de saqueo de las pensiones, a 4 años mas de presas políticas, a 4 años mas de impunidad ante la corrupción, a 4 años mas de aforados, a 4 años mas de leyes contra las mujeres, a 4 años mas de medidas contra las personas migrantes, a 4 años mas de vendernos a los bancos…”

Vale. Pero no entiendo que sentido tiene secundar y asistir a una manifestación con ese cartel. No solo es que me parezca de mal gusto sino que pienso que es una estrategia política que nos lleva de vuelta al rincón de la resistencia pintoresca.

Posted in Castellano | Tagged | Leave a comment

From Kabul to Jokkmokk

From Kabul to Jokkmokk is the second song from my collection Made in Jokkmokk, written and recorded in the municipality of Jokkmokk, somewhere between Randijaur and Vajkijaur, in the country of Sweden and the land of Sápmi.

Very special thanks to all the people from Afghanistan I’ve talked with in Jokkmokk and in “Asylstafetten 2016 – för en human flyktingpolitik”. Well, and not only from Afghanistan: to all the people which their only way to come in to the European Union means lots of suffering and fear and to put their lives at risk.

Music and Lyrics, Miguel Ganzo (2016); Guitar and Voice, Miguel Ganzo

You and your family had been traveling for years
But you are not sure yet, if you can stay here
You’ve been welcomed by the neighbors, at least by most of them
But the decisions on your future are taken far away from here.

The first time you saw the sea, it was in a boat in the night
You were twenty folks, it had places for nine
Non of you in your family had ever learned to swim
Those five hours felt like an eternity.

We play basket on Sundays
And some Wednesdays as well
We both play the guitar
We both play the guitar
And sometimes you play songs
That you wrote on the road
On the road to this land
On the road, still the road.

Your old brother, he was killed at war
That you were the next one, it was written in your door
Here the authorities are telling you, that you must prove that fact
You’re sorry you didn’t bring the door with you, you left in such a rush.

What you really want is to be back at home
But there’s no home anymore, its’ completely gone
But you say, time can be a blessing, for a wounded soul
Here in the hearth of Sápmi, may you find a home.

 

Posted in English | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Vidsel Test Range

Vidsel Test Range is the first song from the collection Made in Jokkmokk, written and recorded in the municipality of Jokkmokk, somewhere between Randijaur and Vajkijaur, in the country of Sweden and the land of Sapmi.

Vidsel Test Range is also a military zone operated by the Swedish Defence Materiel Administration, a part of the Swedish Ministry of Defence. As they write in their webpage: “Vidsel Test Range aims to provide defence organizations and industry with a better and more complete testing experience than they can achieve anywhere else in Europe”. Also according to their webpage (on the 19th of September 2016) the following area is not populated:

vst

But that’s just according to their webpage.

Vidsel Test Range (Miguel Ganzo, 2016)

Here you test your aircrafts
Here you throw your missiles and your bombs
Of course we have all that you asked for
Cos we are pleased if you are pleased.

Here is joyful to play with war
Here we all believe in peace
This is the country of neutrality
And that means what it means.

Here we have no population
Only natives of the north
We are owned by the Swedish State
What else do we need to say?

Here we invest for your safety
Here we feed the G.D.P.
Here we are aware of danger
It’s too late to be naive.

Here is joyful to play with war
Here we all believe in peace
This is the country of neutrality
And that means what it means.

Here we have no population
Only natives of the north
We are owned by the Swedish State
What else do we need to say?

Posted in English | Tagged , , , , | Leave a comment