Sesenta metros cuadrados. Primera Parte

«La rueda de la fortuna

nunca se pudo estar quieta;

con vuelta y media que dio,

me trajo para esta tierra».

Romance anónimo