Sesenta metros cuadrados. Tercera parte